lunes, 19 de octubre de 2015

HAPPY HONEYMOON "VIETNAM" PARTE I

Cuando preparas un viaje y más el viaje de novios no solo empieza el día o los días posteriores a la boda, porque el viaje de novios no es solo ir a lugar que habéis decidido sino que comienza en el momento en el que decides el destino final.

Así que lo primero de todo fue elegir el destino, nosotros teníamos dos opciones New York más unos días en playa o un viaje al sudeste asiático. Creo que la elección no fue nada dudosa, Mr I se decantaba mas por otra cultura, otras comidas…. Y la propuesta que me hizo me convención, soy fácil de convencer cuando la opción es atractiva;) así que finalmente nos decidimos por una ruta de norte a sur de Vietnam.

Una vez elegido el destino, lo siguiente fue recaudar información, hoy en día gracias a Internet es bastante fácil, blogs, foros, webs… Después de mucho leer sabíamos más o menos el recorrido que queríamos hacer y que zonas queríamos visitar de Vietnam. Nosotros queríamos visitar la capital Hanoi, pasar una noche en barco en la Bahía de Halong y por supuesto un par de días de playa, que en este caso nos decidimos por Nah Trang, el resto pues lo normal a visitar. Después de mirar varias agencias que aparte de disparase de precios nos ofrecían itinerarios distintos, dimos con una que se ajusto a nuestros deseos, se llama GESTITRAVEL ubicada en Campohermoso (Almeria). Nos dieron un trato estupendo, el itinerario perfecto y sobre todo el presupuesto ajustado a nuestras necesidades. Todo un acierto!!!!

¿Preparados para un viaje por todo Vietnamn? Pues comenzamos:
Nuestro primer vuelo fue Almería- Madrid, donde hicimos estancia allí para coger nuestro siguiente vuelo a Frankfurt y mas tarde volar hacia nuestra destino, la zona Norte,(parte I) con capital Hanoi. Voy a dividir los post por zonas porque puede ser que salga un libro, jajaja 

Recuerdo como si fuese ayer la llegada a la capital, Hanoi, una bofetada de calor impresionante, de estas pegajosas que no te deja casi ni respirar y solo eran las 5 de la mañana ( no quería imaginar como seria a las 12 del medio día). Hanoi para mi gusto es de las más bonitas e interesante, porque aun conserva esa autenticidad y exotismo de las ciudades asiáticas. Es peculiar por la cantidad de trafico sobre todo de motos, ( 33 millones se dice que hay) los claxon, la bulla y el caos, nos empezó a gustar todo, las calles, las tiendas, los mercados, la vida que tienen, es todo tan chocante, que con cualquier cosa que veíamos alucinábamos. El cruzar la calle se convirtió en una autentica odisea, porque nadie respeta señales de tráfico. NADIE. Lo primero que nos dijo nuestra guía, “ en cuanto al tráfico jamás os paréis, vosotros cruzar sin miedo, ya os esquivaran ellos” :0 ( nuestra cara) 


Estos cisnes nos acompañaron en todos y cada uno de los hoteles.Típico



 
Unos de los restaurantes tipicos donde nos comimos  el primer día una rica y reponedora sopa llamada pho (una caldo de pollo con tallarines de arroz, ternera y hierbas aromáticas), ahi comencé con mi practica de los palillos ;)


Por la tarde dimos un paseo en ciclo por el barrio Antiguo también conocido por el barrio de las 36 calles conocida por artesanos y talleres de una profesión particular. Es difícil de saber donde empieza uno y donde acaba el otro.





Tienda de flores para difuntos. 



Puestos a pie de calle.




Típico souvenir, el sombrero vietnamita.


Las lámparas-farolillos, complemento de todas las casas y establecimientos.



Para acabar el dia, paseo por algunas calles de Hanói, viendo como la gente de allí hace vida en la calle, es poner los 5 sentidos y dejarte llevar por la ciudad, sin rumbo a ver que se aparecia en el camino.Típica foto vietnamita :)


En el segundo día empezamos con las visitas de Hanoi, mausoleo de Ho Chi Min ( éste fue el presidente de la República Democrática de Vietnam) Sólo pudimos ver el exterior de la tumba ya que en el acceso se exige ir cubierto entero). Después visitamos la casa de Ho Chi Min, el Palacio del gobernador, la pagoda del pilar único y el Templo de la literatura, la primera universidad del país fundada en 1070.


La gente puede tirarse horas y horas haciendo cola para ir a ver a Ho Chi Min. Es como un Dios.





La Conchinchina, fuimos a parar alli ;)



Casa de Ho Chi Min.



Pagoda del Único Pilar.




Chicas graduadas, bravas!!!!


Las chicas de la universidad vestidas de uniforme


Los nombres de los estudiantes se esculpieron en losetas de piedra para la posteridad. Estas losetas están encima de una tortuga ( signo de la longevidad en la cultura vietnamita) allí todos los animales tienen algún significado, ya que son muy creyentes.





Es costumbre y trae buena suerte tocar la cabeza de la tortuga  a la misma vez que la barriga del pájaro.





Reliquias del Templo de la literatura, una campana y un tambor en tamaño gigante.


Después de todas estas visitas el estomago nos pedía comida, así que nos fuimos a comer a un bufete riquísimo. La gente allí come a las 12,30, la cena a las 7,3 y a dormir a las 9, como en España ¬¬
Una vez repuesto las fuerzas nos fuimos a visitar la prisión museo Hoa Lo, mas conocida como el Hilton por los cientos de presidiarios americanos que estuvieron allí encarcelados. Luego visitamos el templo Ngoc Son en medio del Lago de la Espada Restituida. 
Mas tarde asistimos a un espectáculo tradicional de marionetas sobre el agua, me encanto ( a Mr I también ronco y todo :O)
La verdad que fue un día agotador, quien lo diría después de tener 50 grados a la sombra, recorrer en menos de dos horas infinidad de calles y escibar unas 500 motos. Sude por partes de mi cuerpo que podría sudar, y ellos ni una gota, INCREÍBLE.
Por ello decidimos irnos a darnos un merecido masaje, y que masaje, que manos, que pies..... en fin! 

Café, cerveza, cena y a dormir.







Marionetas de agua.




Bendito masaje

 
La cerveza de Vietnam es súper barata y también es muy fácil encontrarla, solo hay que buscar un letrero con las palabras, “Bia Hoi”, y ahí estará esperándote, a 15 céntimos, si como leen. Es tan barata que puedes darte el lujo de invitar una ronda a todos los clientes del local.
 


Su comida callejera es fabulosa y si! en esas mesas y sillas es donde cenan los vietnamitas, ( decidimos probar) increíble pero cierto, yo en el segundo plato me levante porque creí que perdía las piernas.  
Su postura natural es como la mujer que tenéis en la foto de abajo, como se dice en cuclillas, lo hacen todo en esa posición, TODO. Normal que luego al sentarse en esas sillas de tamaño liliputiense no sientan dolor, flexibilidad? quien lo diría, ¡¡¡ojo!!! y a cualquier edad.
 
Lo mejor de todo, cada vez que terminábamos con la barriga llena la cuenta no pasaba de 1.5 dólares por persona, una autentica ganga



EL tercer día, salida por carretera, allí las carreteras son, un poco inaccesibles, no están aun desarrolladas, ademas de que los coches (raro pero alguno que otro hay) y las motos no corren a mas de 50-70 así que para llegar a nuestro destino tardamos unas 4 horas. Eso si menos mal que el autobús era cómodo para poder echar una cabezadita. Nuestro siguiente destino era la Bahia de Halong. Ya habíamos visto algunas fotos y la verdad que teníamos muchas ganas de llegar. El trayecto fue además de largo entretenido a través de las ricas tierras agrícolas del delta del Río Rojo con campos de arroz y búfalos de agua, un ejemplo de vida rural y tradicional de Vietnam.





Llegamos a Halong y embarcamos en el tradicional "junco" de madera. No os podéis imaginar aquel "majestuoso" barco, de junco no tenia nada, vamos, yo por junco tengo una barca que si flota ya es algo, no es broma, pero en serio, era un barco increíble, una habitación que si me tengo que quedar todo el viaje allí, firmo, un salón, unas vistas, y sobre todo su gente amable. 







La Bahía de Halong es una de las 7 maravillas naturales del mundo y es que no me extraña, ya que sin duda es uno de los parajes naturales que más nos impresionó.
Apenas  algunas de las 989 de estas islas tienen nombre y algunos tan curiosos como los que hacen alusión a sus formas geométricas, la tortuga, el perro, cabeza de hombre… Puedes elegir una y ponerle nombre tu, eso si cuando vuelvas, a ver si sabes cual es jajaja.
Además de no tener nombre, la mayoría de las islas e islotes tampoco están habitadas. Las entrañas de muchas de ellas esconden grutas preciosas, nosotros fuimos a visitar la Gruta de la Sorpresa con  agudas estalactitas y estalagmitas fruto de la erosión cárstica y grandes galerías naturales  además de sus maravillosas vistas al salir, ya que se encuentra algo elevada sobre el nivel del mar. 
También es posible contemplar los asentamientos flotantes de pescadores que han decidido vivir lejos de la costa y que han hecho del mar su hogar. Sus habitantes se desplazan por la bahía en pequeñas y frágiles barcas, que en ocasiones se aproximan a los barcos turísticos para intentar ganar algo de dinero vendiendo lo que pueden a sus ocupantes



Gruta de las Sorpresas






Algo que también nos llamo mucho la atención es ver como las mujeres de la zona, curiosamente, procuran evitar los rayos del sol en la misma proporción que los extranjeros intentamos disfrutar de ellos todo lo que podemos. Desde el punto de vista cultural, el moreno no es lo que se lleva entre las mujeres locales y por eso utilizan pañuelos que cubren su cara y guantes que protegen sus manos de los rayos solares. Es indiferente el calor que pueda hacer,(que ya os digo yo que hace una calor insoportable) siempre las veréis totalmente tapadas.



Fuimos a visitar también la isla de Titop donde subí ( si, Mr I decidió abandonarme al saber su altura) los 340 escalones que llevan hasta un mirador con fabulosas vistas de la Bahía de Halong. Juzgar vosotros mismos.





Según se aproximaba el final del día, todos los barcos que surcan la Bahía procuran agruparse y estar en la misma zona para protegerse unos a otros de posibles ataques piratas, parece de cuento.

Uno de los momentos mas apetecibles, (después de haber subido y bajado los 340 escalones), fue un chapuzon, que decir tiene que podemos ver desde aguas con un color caldoso (debido a las altas temperaturas) hasta aguas verdes cristalinas, pero con indiferencia del color, nadar ahí es todo un espectáculo.





Para finalizar la larga jornada que mejor que unas cervezas y una clase magistral de como hacer rollitos vietnamitas a bordo de nuestro junco contemplando las vistas.






No puedes dejar de ver el amanecer mientras navegas por las aguas del mar de China. Es maravilloso y romántico. Así comenzó nuestro cuarto día.
 


Una vez bien despiertos, que mejor que una clase de taichi para entrar en apetito.





Con la barriga llena nos dispusimos a dar una paseo algunos en kayak y otros en barca de bambú para llegar hasta algunos lugares de poca profundidad a los que no es posible llegar con el barco. En nuestro caso nos pudimos acercar a la base de algunos islotes y a las casas flotantes de algunos de los pescadores de la zona. 









Vuelta a embarcar y decimos adiós a ese fantástico paisaje, traslado a Hanoi para coger nuestro siguiente vuelo y llegar a Hoi An ( parte centro)  Así que hasta aquí la primera parte de nuestra Happy Honeymoon, espero que os haya gustado.
 
 
Muchas gracias por visitarnos, os esperamos en el siguiente post ;)